Buscar

vistas

lunes, 9 de marzo de 2015



"Dios sabe si hay Dulcinea o no en el mundo, o si es fantástica o no es fantástica; y estas no son de las cosas cuya averiguación se ha de llevar hasta el cabo. Ni yo engendré ni parí a mi señora, puesto que la contemplo como conviene que sea una dama que contenga en sí las partes que puedan hacerla famosa en todas las del mundo, como son hermosa sin tacha, grave sin soberbia, amorosa con honestidad, agradecida por cortés, cortés por bien criada, y, finalmente, alta por linaje, a causa que sobre la buena sangre resplandece y campea la hermosura con más grados de perfección que en las hermosas humildemente nacidas" Don Quijote.-



Me ha inspirado el mundo genial de Cervantes más de una vez y en varias partes de mi vida. No se como uno podría vivir sin haber por lo menos, intentado leerlo.-

Soy un caballero suyo señor Cervantes, uno que se imagina a Ud manco escribiendo enamorado de la tinta del papel y de la magia de poder escribir lo que uno se imagina.- Lo veo consumido en la aventura, en el egoísmo más puro del escritor que escribe una obra para que todo el mundo la pueda compartir. Creo que hasta en algún momento pensé conocer su pensamiento.

Solo le escribo estas líneas, desde mi computadora, mirando a lo lejos el libro que me regalo mi madre hace tantos años, que no terminé de leerlo hasta muchos años más después y me acuerdo de Ud en mi imaginación escribiendo manco lo que Ud en esos años se imaginaba. Tantas líneas perfectas, tantas prosas que me hacen reír mientras miró el libro que ya no se abre.-

Gracias Cervantes, por que después de todo mi imaginación sigue llevando al niño que imaginaba a Ud.
Y Muchas Gracias más, por crear la figura de Dulcinea, aquella mujer que no aparece y que no se sabe si existe o no, por que así son las mujeres que amamos los hombres que hemos imaginado en la realidad o no a la mujer inimaginable.

Gracias Miguel.

1 comentario:

Anónimo dijo...

http://lascosascomo-song.blogspot.com.es/